blog_1

Hay sensaciones difíciles de explicar, otras de entender y las buenas gracias a Dios de olvidar. Cuando se trata de personas el sentimiento es aún más profundo, las hay que pasan sin pena ni gloria por nuestra vida y no son más que un efímero y vano recuerdo, pero otras, algunas otras, son un regalo para el alma.

Por su grandeza, por su elegancia, por su sabiduría, por su ejemplaridad y por su honestidad, por haber vivido por y para su profesión, por haber sacrificado días y noches a medio mundo de su familia, por haber dedicado toda una vida a su eterna pasión.

Conocer a una de estas personas es embriagador, si además compartes la misma pasión la sensación es inexplicable. Escuchar uno solo de sus relatos, compartir una sola de sus experiencias, aprender con sus consejos, emocionarte con sus recuerdos..….eso, es simplemente mágico.

Gracias Isabel por haber hecho posible un sueño, gracias Tony por haberme regalado un momento único. Ojala Dios haga posible que algún día pueda recorrer junto a usted esa senda, ojalá pueda caminar alguna vez detrás de sus pasos, sería……… simplemente inolvidable.